domingo, 7 de junio de 2015

El uso de las piedras como método de sanación viene de antiguo; ya Platón nos habla de que se utilizaban potentes cristales de cuarzo en la Atlántida para aprovechar sus propiedades energéticas y curativas. Parece ser que el mal uso que, finalmente, hicieron de este poder, llevó a la destrucción de su civilización.

Posteriormente, todas las civilizaciones antiguas de las que tenemos noticias como la egipcia, mesopotámica, india, china o las de norte y suramérica, utilizaron las gemas con fines magico-religiosos o terapéuticos. Así, el lapizlázuli y la cornalina eran muy utilizados por los mesopotámicos y los egipcios que las utilizaban para confeccionar talismanes para propiciar la virilidad y la procreación; también en la medicina ayurvédica, procedente de la india, se utilizan las gemas reduciéndolas a cenizas e ingiriéndolas posteriormente; finalmente, las culturas del continente americano como los incas, aztecas o las tribus del norte, utilizaron el cuarzo hialino, el azabache y la obsidiana con fines mágicos y adivinatorios.

En la imagen de la izquierda podemos ver el peto que utilizaban los sacerdotes judíos, adornado con 12 piedras preciosas que dotaba de poderes divinos a su portador.

Los cristales están rodeados de un campo de energía similar al áura humana pero mucho más estable. Debido a su perfecta estructura cristalina, al entrar en contacto con un campo de energía deficiente, tienda a equilibrarlo y transformarlo, induciendo cambios en las células del organismo enfermo.

Las distintas frecuencias a las que vibran los cristales, debido entre otras cosas a los metales mezclados en ellos, hacen que adquieran formas y colores diferentes, así como propiedades distintas que sirven para equilibrar la innumerable cantidad de disfunciones que puede padecer un organismo.

Dado que los cristales absorben, transforman y transmiten la energía de su entorno, es importante limpiarlos antes de su uso.

Aunque a continuación vamos a ir publicando una serie de infografías sobre las propiedades y usos de las diferentes gemas y cristales que se pueden usar con fines terapéuticos, si deseas formarte como terapeuta te ofrecemos un curso online muy completo. Puedes echarle un vistazo como invitado entrando al campus virtual del Instituto Victoria donde hemos subido el curso.

Si deseas inscribirte en el curso, debes saber que la duración es de 3 meses y el importe es de 190 € si lo pagas al contado o 70 € al mes si prefieres pagarlo en 3 mensualidades. El pago lo puedes hacer por transferencia bancaria, giro postal o Western Union.

Para formalizar la inscripción debes rellenar este formulario y recibirás los datos para efectuar el pago. Si deseas agilizar el acceso al curso puedes enviarnos una foto tomada con el móvil o cámara, del justificante de envío a escuelahakuchoo@gmail.com y recibirás las claves de acceso.

También puedes volver a la página de Hakuchoo pinchando aquí.

En cualquier caso, las infografías que vamos a ir publicando sobre distintas gemas y cristales, pueden ayudarte a elegir aquella o aquellas que vayan mejor a tu perfil y necesidades. Puedes consultarlas en la pestaña "infografías".